Taller de armonización para la introducción en el Programa de Inmunización en Cuba de la Vacuna Rusa contra la Influenza.

De histórico calificó el Dr. Rafael Pérez Cristiá la apertura del Taller de Armonización para la introducción de la Vacuna Gripal Inactivada Disociada en Cuba celebrado en el Centro para el Control Estatal de Medicamentos, Equipos y Dispositivos Médicos (CECMED del 29 al 31 de marzo, al significar, que la introducción de esta vacuna en los Programa de Inmunización de Cuba y Nicaragua rememoran la primera Campaña Antipolio en el año 1962 ocasión en la que también se introdujera una vacuna rusa con la cual Cuba eliminó la poliomielitis.

El Dr. Pérez significó además que, “con la realización del taller se da inicio a la introducción en Cuba y Nicaragua, de una vacuna nueva, que es objeto de una transferencia de tecnologías sur-sur que permitirá el acceso a miles de personas con un costo más bajo, y con autonomía e independencia de las grandes industrias farmacéuticas”.

Junto al Dr. Pérez Cristiá, tuvo a cargo las palabras centrales del evento, el Dr. Cristian Morales Fuhrimann, representante de la OPS/OMS en Cuba, quien, significó que el registro por la Autoridad Reguladora Cubana de la Vacuna contra la Influenza y posterior entrada al país, son resultados del Proyecto de Transferencia de Tecnología Rusia-Nicaragua, que a solicitud de la propia Organización Panamericana de la Salud (OPS) apoya el CECMED como una de las cuatro Autoridades Reguladoras de referencia de la región y como Autoridad certificada por la OMS para el registro de vacunas.

Así mismo señaló que el proyecto está enfocado en el fortalecimiento de la capacidad reguladora y la producción de tecnologías sanitarias en Nicaragua, toda vez que incluirá la construcción en ese país, de una planta para la fabricación de la vacuna antigripal y otros productos, y acotó que la vacuna es un producto, que al mismo tiempo que impactará en la protección de la salud de los ciudadanos, contribuirá al desarrollo del aparato productivo y la economía de un país como Nicaragua, que tanto lo necesita. Al finalizar sus palabras reiteró la importancia de la participación del CECMED en el proyecto, el impacto de su resultado y el apoyo manifiesto de la OPS en este y otros proyectos que contribuyan al beneficio y desarrollo de la salud.

El taller reunió a representantes del Instituto de Investigación Científica de Vacunas y Sueros de San Petersburgo de Rusia productor de la Vacuna, de los Programas Nacionales de Inmunización y Afecciones Respiratorias del MINSAP, de las empresas Encomed y Medicuba responsables de la comercialización y distribución del producto, del Instituto Pedro Kourí a cargo de la vigilancia epidemiológica, así como del MINSA de Nicaragua, el Instituto Nicaragüense del Seguro Social (INSS) y directivos de la planta Mechnikov productora de la vacuna, que se construye en Nicaragua como resultando de la transferencia de tecnología.

Los participantes del evento debatieron entre otros temas, sobre los resultados de los ensayos clínicos productos de la aplicación de la vacuna, los procesos regulatorios, la experiencia cubana en la vigilancia de los eventos adversos a la vacuna  Pandemrix en tiempo real aplicada en el 2015 y significaron la baja disponibilidad en las cantidades necesarias para toda la población que ha conllevado al uso limitado en grupos de riesgo.
Al cierre del evento se trazaron las estrategias para asegurar la introducción de la Vacuna Inactivada Disociada en el Programa de Inmunización 2016 de Cuba, así como se establecieron las bases del sistema para la vigilancia activa de los eventos adversos consecutivos a la aplicación de la vacuna de la Influenza en el 2016.